El cuento de la criada

Amparándose en la coartada del terrorismo islámico, unos políticos teócratas se hacen con el poder y, como primera medida, suprimen la libertad de prensa y los derechos de las mujeres.

En la República de Gilead, el cuerpo de Defred sólo sirve para procrear, tal como imponen las férreas normas establecidas por la dictadura puritana que domina el país.

Si Defred se rebela —o si, aceptando colaborar a regañadientes, no es capaz de concebir— le espera la muerte en ejecución pública o el destierro a unas Colonias en las que sucumbirá a la polución de los residuos tóxicos.

Así, el régimen controla con mano de hierro hasta los más ínfimos detalles de la vida de las mujeres: su alimentación, su indumentaria, incluso su actividad sexual.

Lee aquí las primeras páginas

Más información

Reseñas de clientes

5 estrellas 0 0 %
4 estrellas 0 0 %
3 estrellas 0 0 %
2 estrellas 0 0 %
1 estrella 0 0 %

Reseñas

Todavía no hay ninguna reseña.

Sé el primero en escribir una reseña “El cuento de la criada”

Acepto la política de privacidad

También te recomendamos…